Evidentemente solo un ruso envuelto en papel de aluminio podría mostrárnoslo.