Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos)

La base de la economía venezolana son las exportaciones de petróleo, su participación en el PIB del país alcanza el 30%. Al mismo tiempo, la economía del país está, por decirlo suavemente, en un estado deplorable, y el 40% de los residentes están por debajo de la línea de pobreza y no pueden pagar sus estudios y medicamentos.

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 1

Alimentacion con sabor a petróleo en Venezuela

Debido a esto, muchos residentes de las regiones costeras van a pescar: los pescadores dicen que esta es la única forma de alimentar a sus familias. El agua allí a menudo está cubierta con una película de aceite debido a fugas regulares, por lo que los peces y los cangrejos deben lavarse de antemano.

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 2

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 3

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 4

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 5

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 6

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 7

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 8

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 9

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 10

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 11

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 12

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 13

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 14

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 15

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 16

Pesca en Venezuela: 50% pescado, 50% aceite (17 fotos) 17

Petróleo destrozando el lago Maracaibo en Venezuela

Nadie vive tan de cerca las consecuencias ambientales de la colapsada industria petrolera de Venezuela como los pescadores que luchan por su existencia en las costas ennegrecidas del Lago de Maracaibo.
Fuente de gran riqueza en el pasado, en la actualidad se ha convertido en un páramo contaminado, con crudo que rezuma de cientos de plataformas oxidadas y tuberías agrietadas que cruzan la bahía
Yanny Rodriguez , un pescador de la zona nos explica cual es la situación del derrame de petróleo en el lago:
“Ahorita al petróleo le están echando un químico, que hace que se hunda, ese petróleo que se hunde se vuelve pelota y se viene hacia la orilla. Entonces eso se le mete a las redes. Y eso nos prohíben a nosotros pescar. Entiende? A veces el pescado sale con petróleo”.
El petróleo mancha los botes de pesca, obstruye los motores fuera de borda y mancha las redes.
Al final de cada día de trabajo al sol, los pescadores se lavan el petróleo de las manos y los pies con gasolina cruda. Dicen que la dolorosa erupción en su piel es el precio de la supervivencia.
A lo largo de una costa contaminada llamada Punta Gorda , durante una tarde sofocante, la tripulación arrastra el bote con su captura de cangrejos.
A la cuenta de tres, los pescadores descalzos apoyan sus hombros en la parte trasera del bote y lo deslizan a la orilla sobre el petróleo derramado.
En parejas, llevan pesadas cajas a la balanza mientras los cangrejos tratan de escapar.
Los pescadores separan los cangrejos cubiertos de petróleo del grupo y los arrojan en cubos.
Sus esposas, sentadas a la sombra de una cabaña , luchan por limpiarlos usando cepillos de dientes y trapos empapados en aceite de cocina
“20 kilos limpiamos, que traen los pescadores,los que están llenos de petróleo ellos las regalan nos las dan a nosotros ,la limpiamos para nosotros, ya limpios venderla también, para obtener algo de plata también nosotros, nos ayudamos con esto”, nos dice Aleivis Parra, esposa de uno de los pescadores
Luego, los cangrejos son pesados y transportados en camiones a las plantas de procesamiento para su eventual envío a los consumidores en los Estados Unidos, la vecina Colombia y localmente en Venezuela.
Hoy, el lago es una escena apocalíptica que está empeorando a medida que la basura empapada en aceite y la madera flotante bordea su costa a favor del viento.
Se puede percibir claramente una brisa fétida que constantemente atraviesa las costas y las aldeas , producto de los derrames perpetuos de petróleo, exponiendo a las personas , que dependen del lago , según los expertos, a una dieta diaria de mariscos contaminados que derivan en una serie de posibles problemas de salud , unido esto a las dificultades para obtener alimento y trabajo.

Ricardo Nunes, Associated Press