La Educación Somática

Ad Blocker Detectado

Nuestro sitio es posible gracias a que mostramos anuncios a nuestros visitantes. Por favor considera apoyarnos deshabilitando tu Ad blocker.

La variedad de opciones para mejorar, recuperar o mantener nuestra salud es extensa. Si bien, la mayoría de estas alternativas, químicas, psicológicas, médicas, nutricionales, etc. se hacen “sobre nuestro cuerpo”, es decir, desde fuera de nosotros.

La educación somática ofrece la opción de hacernos más competentes en la gestión de nuestras sensaciones y movimientos, reconociendo que no solo somos usuarios de un cuerpo mecánico que puede ser tratado desde fuera, sino que nuestro cuerpo es viviente, es nuestro soma, el cuerpo percibido desde dentro. Por esta razón, si queremos tratar problemas físicos o emocionales, será necesario mejorar nuestro ser en su totalidad, percibiéndonos como una persona completa, viva y en movimiento.



 

Los seres humanos somos capaces de modificar el funcionamiento y la calidad de nuestros movimientos centrándonos en algunos aspectos de nuestra estructura, del esqueleto, los músculos, los órganos y las funciones biológicas. El potencial de esta capacidad autorreguladora, ya ha sido demostrado por expertos de distintas disciplinas (yoga, biorregulación, psicoinmunología), así como por educadores somáticos y del movimiento.  Ahora bien, la dificultad para comprender la educación somática estriba en la necesidad de conocer nuestra intimidad, nuestras sensaciones corpóreas más profundas.
Todas nuestras acciones son el resultado de nuestros movimientos. Con el aprendizaje somático podemos obtener autoconciencia, mejorar nuestros movimientos y redescubrir las bases sensoriomotrices de nuestras acciones. De este modo, podemos lograr salud y bienestar, librarnos de algún dolor o molestia, gozar más la vida, etc.
La mayoría de nosotros somos conscientes de la importancia del movimiento y de mantenernos activos. Estamos vivos porque nos movemos. A lo largo de nuestra vida adquirimos y desarrollamos esquemas preestablecidos que marcan nuestra forma de actuar, de movernos respondiendo a los estímulos de nuestro entorno adaptándonos a lo que nos rodea. Pero ignoramos todas nuestras opciones corporales. La educación somática puede hacernos conscientes del potencial de nuestros movimientos, redescubrir nuestra propia forma de movernos incluyendo todo el cuerpo, descubrir y respetar nuestros límites, armonizar y adaptar el uso de nuestro cuerpo al medio ambiente, encontrar las posibilidades que nos ofrece el movimiento que por edad, salud, educación, trabajo, etc. no practicamos. Los educadores somáticos proponen una variedad de ejercicios para adquirir conciencia de nuestro cuerpo.
Aunque teniendo en cuenta que la somática es una disciplina joven, y por lo tanto no unificada, son muchos los métodos y las escuelas conocidas. Más si cabe que la propia disciplina.

La Dra. Ninoska Gómez, terapeuta y educadora de ISMETA (International Somatic Movement Education and Therapy Association) aborda desde el enfoque BMC (Body Mind Centering®) el amplio campo de las prácticas somáticas, útil para tratar los problemas prácticos y teóricos concernientes al movimiento1.
Los enfoques somáticos tienen como objetivo las formas concretas de explorar sistemáticamente nuestro mundo sensorial interno para encontrar formas individuales de tratar los problemas físicos y emocionales. Los educadores somáticos han descubierto que centrar la atención en la calidad de las sensaciones internas inherentes a procesos somáticos corporales como respirar, comer, moverse y enraizarse a la tierra, activa mecanismos autorreguladores que pueden calmar el malestar y el dolor, ayudarnos a desarrollar una movilidad más adecuada y a lograr, además, mayor confianza en nuestra capacidad individual de enfrentar creativamente los problemas cotidianos, y por ende, mayor satisfacción emocional.

El enfoque BMC

Las intenciones implícitas o explícitas del movimiento reflejan las interacciones cuerpo-menteen que nos comprometemos con nosotros mismos y con los entornos físico y social. Los movimientos expresan:

La presencia, atención y consciencia de la mente:
· hacia donde la atención está dirigida, el foco de atención interno externo
· los niveles de consciencia en nuestras actividades, inconscientesubconscienteconsciente.
· el involucramiento personal en la actividad.
la relación atención/intención
· El tipo de interacción cuerpo-mente:
        ser, sentir, percibir, desear, actuar, conocer

La soltura del cuerpo y su desempeño:
· las cualidades del movimiento
el punto de inicio del movimiento
la corporeización de los sistemas corporales
la secuencia y el ritmo
. la organización del movimiento
el tono corporal
los patrones de desarrollo
· la eficacia de los mecanismos corporales
los principios elusivos del movimiento

________________________________________________________________________

Gómez, Ninoska and Bolster, Gurney (1988). Movement, Body and Awareness: Exploring Somatic Process. Department of Physical Education, University of Montreal.

Me parece perverso pixel La Educación Somática