DATOS CURIOSOS DEL CEREBRO Y SUS FUNCIONES

Ad Blocker Detectado

Nuestro sitio es posible gracias a que mostramos anuncios a nuestros visitantes. Por favor considera apoyarnos deshabilitando tu Ad blocker.

TOMADO DEL FACEBOOK “EDUCACION FISICA”………..

¿Que es lo peculiar del cerebro humano?

En ciertos aspectos, el cerebro de algunos animales es superior al del hombre: las anguilas, los salmones, los renos y muchas clases de aves realizan verdaderas hazañas migratorias, y es bien sabido que los perros y los gatos nos superan en capacidad para oler y oír. Cada facultad animal superior a las humanas se debe a un desarrollo especial de ciertas partes del cerebro del animal de que se trate. A su vez, lo que distingue al cerebro humano es el tamaño de la corteza cerebral, mucho mayor en relación con el tamaño del cuerpo si se compara con la de cualquier animal.

Dicha corteza, que cubre de sustancia gris los lóbulos y hemisferios cerebrales, tiene en el hombre un grosor de más de medio centímetro. Además, la corteza cerebral del hombre se caracteriza por sus numerosísimos pliegues y surcos, que hacen que aumente mucho la superficie total de la corteza y permiten que dentro del cráneo se aloje el máximo volumen de materia gris. En comparación, las cortezas cerebrales de los mamíferos inferiores son más lisas y, por lo tanto, tienen menor superficie y menor volumen de materia gris.

Casi todos los científicos concuerdan en que las singulares facultades del cerebro humano son directamente atribuibles a la corteza cerebral; a ésta se debe la capacidad para hablar y escribir, que nos distingue del resto del reino animal, y que se relaciona con el pensamiento(observar, analizar, integrar experiencias para resolver problemas) y la previsión y la imaginación. 

¿Son diferentes los cerebros de hombres y de mujeres?

En promedio, el cerebro del varón pesa 1.35Kg, y el de la mujer, 1.21Kg; pero como en general los hombres tienen un cuerpo mayor que el de las mujeres, la relación de peso entre cerebro y cuerpo viene a ser igual para ambos sexos. De todos modos, no existen pruebas de que la inteligencia se relacione con el tamaño del cerebro. El cerebro de Anatole France, gran escritor francés, pesaba 1.02Kg.

Según parece, en el feto masculino la testosterona(hormona masculina) modifica la acción de ciertas sustancias del cerebro; se cree que eso determina que los hombres reaccionen más intensamente al estrés y que, desde niños, tiendan a ser más agresivos que las mujeres. Ésa podría ser también la causa de que sean más propensos que las mujeres a la zurdera, la dislexia y el tartamudeo. Además, se ha sugerido, no sin controversias, que la testosterona podría influir en la mayor facilidad de los varones hacia las habilidades matemática y espacial.

Algunos investigadores consideran que cierta superioridad verbal, que por lo regular muestran las mujeres, puede deberse a que determinadas partes del cuerpo calloso(haz de fibras nerviosas que cruza entre ambos hemisferios cerebrales) tienen mayor grosor en el cerebro de la mujer que en el del varón.

¿Qué determina el ser zurdo o ser diestro?

La razón de que 90% de las personas tengan más fuerza y mejor coordinación en la mano derecha que en la izquierda, y que para el otro 10% sea al revés, sigue siendo un misterio.

Se han formulado muchas teorías. Platón, filósofo griego, creía que los seres humanos son ambidiestros por naturaleza, y que el “mal hábito” de usar la mano derecha se debía a “necedades de nanas y madres”. Hoy día, al tratar de hallar la causa, las teorías se inclinan más por la herencia que por la educación. Hasta los niños pequeños, con su tendencia a volver el rostro más hacia un lado y a usar más una de las manos, parecen demostrar que prefieren ese lado y no el otro.

La probabilidad de ser zurdo es 23 veces mayor si se es hijo de padres zurdos(ambos) que si se lo es de diestros(también ambos). La investigadora británica Marian Annett considera que existe un gene que determina el ser diestro, y quienes nacen sin él(18% de las personas) son lo que las influencias de la infancia hayan fijado.

Otras teorías postulan que ciertos sucesos fetales o perinatales pueden ser causa de zurdera. En los gemelos(siempre más propensos a lesiones prenatales), aquélla incide con más del doble de frecuencia que en el resto de las personas. Pero aun así, no existen pruebas de que la zurdera pueda deberse a algún tipo de lesión cerebral.

¿Predomina algún hemisferio?

En 1861 Paul Broca(1824-1880), médico francés, observó que las lesiones del hemisferio izquierdo se relacionaban con la pérdida del habla. Con el tiempo, este descubrimiento llevó a concluir que aquel hemisferio es el que regula el lenguaje.

Y como parecía que la lesiones del otro hemisferio no causaban perjuicios tan graves, se pensó que la mitad cerebral derecha tenía menos importancia que la izquierda. A ésta se la llamó hemisferio dominante, y a la derecha, hemisferio menor.

Pero las investigaciones ulteriores han comprobado el papel que desempeña el hemisferio derecho en la percepción de las relaciones espaciales y en muchas formas del ingenio o de la creatividad. Tanta atención ha recibido en nuestro tiempo la mitad cerebral derecha, que parecería que hoy es ésta la dominante, al revés que antes. Tal vez el término medio esté más próximo a la verdad: ambos hemisferios son importantes.

¿Puede un golpe en el cráneo inhibir el deseo sexual?

” En 1978 sufrí un accidente automovilístico. A los pocos meses, ya no sentía deseo sexual y había perdido todo el vello torácico.”

Este hombre, llamado Mitch Heller, había sido normal hasta que ocurrió el accidente, en el que sufrió un grave golpe en la cabeza. Un especialista lo examinó en el hospital general de cierta ciudad.

” El problema se debía a una lesión hipotalámica, que inhibía la secreción de una hormona que, a su vez, hace que el organismo se libere la gonadotropina, hormona reproductora”, afirmó el especialista, ” y el caso era muy interesante porque todas las demás funciones del hipotálamo habían quedado intactas.”

Las neuronas hipotalámicas especializadas en estimular en la hipófisis la secreción de gonadotropina estaban contusas por culpa del golpe en la cabeza. El médico ideó una forma de bombear dicha hormona al abdomen por víasubcutánea. Para imitar la acción del hipotálamo, había que bombearla cada dos horas. Tiempo después, el enfermo recobró el deseo sexual y el vello torácico, y fue padre de una hermosa niña.

¿Qué es el “sueño paradójico”?

A principios de la década de 1950, Nathaniel kleitman (uno de los precursores de la investigación acerca del sueño) y su asistente, Eugene Aserinsky, descubrieron algo que acabó de una vez por todas con la idea de que, al dormir, el cerebro “se apaga”. Al observar un electrooculograma ( que revela los movimientos de los ojos aun estando éstos cerrados), se dieron cuenta de que los ojos empiezan a moverse con rapidez en cierto momento del sueño.

Aun durmiendo la persona y con los ojos cerrados, éstos se mueven presurosísimos; y además, durante estas etapas de movimientos oculares, el electroencefalograma registra una intensa actividad cerebral. Pero no es eso todo: casi toda la actividad muscular cesa, curioso hecho que se puede comprobar mediante un electromiograma (registro de los impulsos eléctricos musculares).

Estos cambios (mayor actividad cerebral, movimientos oculares rápidos y semiparálisis muscular) ocurren todos a la vez, y dejaron tan perplejos a los científicos que a esta etapa del sueño le pusieron dos nombres: etapa MOR(de movimientos oculares rápidos) y “sueño paradójico”, pues la paradoja es que, aun si la persona parece dormir a pierna suelta, su cerebro está trabajando con verdadero frenesí.

Si durante la etapa MOR se despierta a una persona, invariablemente dirá que estaba soñando, porque ésa es la etapa más abundante en sueños.

¿Es factible controlar los sueños?

La tribu senoi (Malaisia) creía que los sueños no sólo manifiestan los sentimientos actuales sino que también encauzan los sentimientos en ciernes, y por eso los senoi procuraban ansiosamente que sus sueños se refiriesen a sucesos felices: todo sueño que expresara antagonismo debía ser seguido de otro que expresara reconciliación; y si un niño había tenido una pesadilla, se le animaba a que volviera a soñarla, ya fuese para vencer a la imagen amenazadora o para conciliarse con ella. Algunos investigadores han hallado que, por sugestión(ya sea inducida por otra persona o autogenerada), es factible alterar el contenido de lo que se sueña; este procedimiento parece haber ayudado a personas que sufren severas pesadillas, tanto ocasionales como recurrentes.

La facultad de ejercer cierto control sobre los sueños es uno de los aspectos del llamado onirismo lúcido(por ejemplo,aprender a no despertar en el momento más horrible de una pesadilla, sino seguir dormido y enfrentarse con el monstruo creado por la mente).

Stephen LaBerge, investigador que acostumbra experimentar consigo mismo acerca de la potencialidad del onirismo lúcido, ha perfeccionado varios métodos que ayudan a mantener cierto estado de conciencia al soñar. Por ejemplo, si una persona se despierta durante un sueño, debe concentrarse en lo que soñó y, al volverse a dormir, debe reiterar la siguiente idea: “Quiero que, la próxima vez, yo me dé cuenta de que estoy soñando.” Al mismo tiempo, la persona deberá visualizar que está soñando y a la vez percatándose de que está soñando.

¿Tienen las mujeres mejor olfato que los hombres?

Para ciertos olores, sí. Posiblemente el estrógeno (hormona femenina) determine esa diferencia sensorial, pues conforme aumenta o disminuye el nivel de estrógeno en el período menstrual, la mujer tiene mayor o menor sensibilidad olfativa. El olfato de la mujer alcanza su máxima agudeza durante la ovulación, cuando el nivel de estrógeno es mayor; y la mínima durante la menstruación, cuando dicho nivel es menor. Durante la gestación, dado que el estrógeno disminuye muchísimo, el olfato de la mujer es 2000 veces menor que antes del embarazo. La curiosa proclividad de las gestantes a comer las más caprichosas combinaciones de alimentos (quizá pepinillos en vinagre con helado de nuez, que en condiciones normales rechazarían sin pensarlo dos veces) podría deberse, al menos en parte, a ese característico embotamiento del sentido del olfato.

¿Existe en realidad un sexto sentido?

La vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto eran para Aristóteles, hace dos milenios, los cinco sentidos; pero hoy se sabe que existen otros, como la percepción del dolor, del frío y del calor, y un sentido del que no se suele estar consciente: la propiocepción (del latín proprius, propio, y recipere, recibir), nombre ideado a principios del siglo XX por el fisiólogo británico sir Charles Sherrington, ganador del premio Nobel, quien consideraba la propiocepción como “el sentido secreto, el sexto sentido”.

También llamado cinestesia, es vital porque permite tener conciencia del cuerpo: avisa la posición que éste ocupa en el espacio y la relación espacial que existe entre los brazos, las piernas, la cabeza y otras partes del cuerpo. Gracias a este sentido, es posible tocarse la nariz teniendo los ojos cerrados o cruzar los dedos detrás de la espalda.

Pero la propiocepción, básica para percibir el ser físico de uno mismo, pasa inadvertida gran parte del tiempo. El cerebro revisa continuamente las señales procedentes de todo el cuerpo y corrige los errores de alineación y coordinación: por ejemplo, al estar de pie la persona, siempre existe una leve oscilación del cuerpo; pero si ésta se vuelve excesiva, los avisos propioceptivos alertan al cerebro para que ordene a los músculos corregirla.

¿Tienen los músculos algún tipo de memoria?

En varios sentidos, los músculos tienen “memoria”. Por ejemplo, las terminaciones nerviosas de los músculos envían señales rápidas e intensas cuando cambia la postura de un brazo o de una pierna, y vuelven a la calma si éste recupera la postura anterior, “recordada”. Asimismo, los nervios avisan del “esfuerzo perceptible” cuando los músculos están trabajando, y si el trabajo prosigue hasta la fatiga, los avisos son más intensos porque el esfuerzo de los músculos es mayor. Esa “memoria” hace sentir más pesada la maleta tras de cargarla un buen rato.

Las señales enviadas desde los músculos y articulaciones contribuyen a que la persona se forme una imagen de su propio cuerpo (propioceptiva) desde la infancia: al tocar el colchón y las orillas de la cuna, y al sentir moverse los músculos al ser tomados en brazos, el bebé comienza a formarse dicha imagen, que después va modificándose conforme avanza en edad.

¿Que es la ilusión óptica?

De hecho, todo lo que vemos es una ilusión óptica, porque la visión no es sino una reconstrucción que la mente hace de la realidad. Según parece, el cerebro, programado para esperar ciertas cosas de la realidad, compara todo lo que ve con ese conocimiento innato y luego saca sus conclusiones. Además, continuamente van adquiriéndose otros conocimientos que, junto con el innato, el cerebro utiliza para analizar lo que percibe y lograr una paulatina comprensión de la realidad.

Pero ¿qué sucede cuando el cerebro saca conclusiones falsas? ¿Cometió algún error? No forzosamente. En la mayoría de los casos, el cerebro procesó bien los datos visuales, pero éstos eran equívocos.

Muchas ilusiones ópticas dependen de cómo se miren las cosas, como ocurre con el conocido dibujo que es a la vez una joven y una anciana: visto de cierto modo, no hay duda de que es una joven muy guapa; pero si se enfoca la vista de otra manera, el mentón de la joven se vuelve una nariz enorme y aparece la anciana. En otra ilusión óptica, lo primero que se ve es una vasija blanca contra un fondo negro, pero luego éste se convierte en los perfiles de dos rostros, uno frente al otro, contra un fondo blanco.

En ambos casos, el artista ideó la forma de proporcionar datos visuales equívocos, ambiguos: cada quien ve lo que quiere ver.

¿Cuál es la alucinación más insólita?

Entre los efectos de la fatiga figura uno de los tipos de alucinación más fascinantes: el llamado “doppelgänger”. La persona ve ante sí, a cosa de un metro de distancia, su propia imagen con todos sus rasgos y gestos faciales, postura y movimientos, como si se tratara de un espejo. Según parece la imagen es translúcida, como la de una diapositiva o una película proyectadas sobre cristal. En ciertas culturas se considera que estas alucinaciones son visitaciones del alma propia o premoniciones de muerte.

Suelen ocurrir al amanecer o ya avanzada la noche; duran unos pocos segundos y quienes las experimentan pueden ser personas normales pero sujetas a un estrés o una fatiga intensos. Sin embargo, son más comunes en quienes padecen de trastornos graves, como epilepsia, lesiones cerebrales, migraña y estados delirantes.

En casos especialmente insólitos, la persona ve que su doble está en alguna otra habitación; o, si la persona se mira al espejo, ve que la fugaz aparición está por detrás de la imagen reflejada.

¿Es la televisión una ilusión óptica?

La televisión engaña al cerebro haciéndole ver imágenes enteras donde solamente hay pizcas de estímulos visuales. Consta de dos tipos de engaño (o tres, si es en colores). Así como un mago hace con las manos movimientos más veloces que el ojo, el secreto de la ilusión televisiva es “la rapidez”.

Al ver una imagen en el televisor, lo que sucede es que miles de puntos fluorescentes se encienden por turno y con mayor o menor luminosidad conforme un haz de electrones recorre la pantalla en la parte posterior; por cada imagen, el haz hace dos veces el recorrido en treintavos de segundo, lo que impide notar que los destellos ocurren punto por punto y línea por línea: lo que se ve es una imagen completa.

La rapidez también explica por qué las imágenes parecen sucederse sin interrupción. Cada cuadro cambia a un ritmo de 30 cuadros por segundo, más que suficiente para que el cerebro crea que está viendo un movimiento continuo. Se trata del mismo principio en que se basa la ilusión de movimiento que producen las películas de cine.

En la televisión en colores, los puntitos de la pantalla brillan con luces verde, azul y roja. El haz de electrónes, guiado por señales que incluyen los datos cromáticos de la escena original, enciende los puntos de modo que formen todos los colores a partir de aquellos tres, según brillen con determinada intensidad y en varias combinaciones ( proceso similar al que usan los pintores cuando mezclan los colores primarios para obtener los demás).

Me parece perverso 45938_10150276412690241_227806050240_14503944_5911514_a DATOS CURIOSOS DEL CEREBRO Y SUS FUNCIONES
Me parece perverso pixel DATOS CURIOSOS DEL CEREBRO Y SUS FUNCIONES