Skip to content

El Templo de Lucifer

0-6 El Templo de Lucifer Curiosidades

El Templo de Lucifer + el rito de iniciación

 

Héctor Londoño, aka Víctor Damián Rozo, ha construido el único templo en el mundo para adorar a Satanás.

Hijo de una pareja de espiritistas, renunció al dios católico hace más de diez años para entregarle su vida a Lucifer, de quien se considera único y auténtico hijo. Su misión, desde entonces, ha sido la de reclutar feligreses luciferinos, congregarlos en su templo y enlazar sus almas con la de su padre. Y él, el mismísimo hijo del diablo, nos inició en una rimbombante ceremonia de purificación luciferina.

El hijo del Diablo

 

hijo-de-lucifer El Templo de Lucifer Curiosidades

 

Templo Luciferino Semillas de Luz.

Víctor es un hombre tranquilo, de ademanes educados y refinados. Amante de los perros, tiene en el jardín del templo 25 pastores alemanes, cada uno en su jaula, y piensa aumentar la familia canina, por seguridad y gusto, pues mucha gente va a protestar e insultar.

En cuanto a su vida, no deja de insistir en que Lucifer fue la guía que le condujo por un camino sembrado de beneficios. “Mejoré como persona en lo espiritual, emocional y económico, me ha ido súper bien”, asegura. “De profesión me dedico al espiritismo, pero no hago lo que hacía mi papá de magia negra. Leo la tabla ouija, si quieren consultar un pariente fallecido, hacemos una sesión de espiritismo. En eso me va bien.

Mi padre Lucifer me ha ampliado los conocimientos, mi fe en Lucifer es radical”.

“Era muy niño cuando me cansé de pedirle a un Dios que no me escuchaba y empecé a pedirle a Lucifer un cambio en mi vida. Lo hizo y sentí una paz interior y espiritual increíble, y la vivo hasta el día de hoy”, afirma con convicción Víctor Damián Rozo. “Y no me arrepiento”.

El templo está vacío, el Hijo del diablo, como apodan unos vecinos a este antiguo policía de 42 años, casado y padre de tres hijos, lo abre sólo para dar entrevistas. El fuerte rechazo social y las protestas ante su puerta que ha soportado desde que ofició su primera ceremonia, el 6 de junio pasado, le aconsejaron intensificar las medidas de seguridad y mantenerlo cerrado la mayor parte del tiempo.