Jajaja, definitivamente la cinta adhesiva es una de las maravillas del mundo, no se que haría sin ella.