Ya no voy a mirar la esponja del baño con los mismos ojos…