La enseñanza del deporte durante la fase de iniciación deportiva 2

TIPO DE HABILIDAD
EDAD A TRABAJAR
CAPACIDADES PERCEPTIVO-MOTRICES
Entre 2-3 y 6-7 años
HABILIDADES MOTRICES BÁSICAS
Entre 7-8 y 9-10 años
HABILIDADES GENÉRICAS
Entre 8-9 y 10-12 años
HABILIDADES ESPECÍFICAS
Entre 13-14 y 22-24 años
HABILIDADES ESPECIALIZADAS
A partir de los 24-25 años

Evolución en el trabajo de habilidades.

    Estos pasos progresivos previos a la iniciación deportiva no pueden ser nunca compartimentos estanco ya que su interrelación será vital para que el aprendizaje de las distintas habilidades sea efectiva en estas edades, dependiendo del nivel de desarrollo de cada alumno.

4.4. Medios a utilizar: el juego y la competición

El juego

    El juego va a ser el medio más empleado para desarrollar motrizmente a los alumnos o jugadores durante las primeras etapas de formación. En una lógica aplicación de este medio parecería correcto que tras una primera etapa donde empleáramos sobre todo juegos simples, primer ciclo de Primaria, pasaríamos más tarde a utilizar los juegos predeportivos genéricos y específicos en el segundo y tercer ciclo. En la parte final de la fase de iniciación comenzaríamos a utilizar los deportes reducidos con las interesantes aportaciones pedagógicas y reglamentarias que plantean.

 

JUEGO O DEPORTE
EDAD
Juegos simples
Entre 4 y 8 años
Juegos predeportivos genéricos
Entre 7 y 10 años
Juegos predeportivos específicos
Entre 8 y 12 años
Deportes reducidos
Entre 8 y 12 años
Deporte
A partir de los 13 años

Progresión lógica del juego al deporte

    Una progresión parecida es utilizada por Wein (1995) para la enseñanza del fútbol. Este autor plantea una progresión que va a ayudar a mejorar las capacidades y habilidades de los jóvenes adaptando las situaciones lúdico-motrices a sus características psicoevolutivas:

  1. Juegos de habilidades y capacidades básicas.

  2. Juegos para el Mini-Fútbol (3×3, 4×4).

  3. Juegos para el Fútbol a 7.

  4. Juegos para el Fútbol a 8 y a 9.

  5. Fútbol reglamentario.

    Para este autor, el niño fracasará no sólo a nivel físico sino también a nivel mental cuando la enseñanza no se le plantea de forma progresiva y paulatina. Así, el jugador tendrá muchas menos posibilidades de mejorar si se le enfrenta con situaciones demasiado difíciles como puede ser la práctica de un deporte reglamentario, por la cantidad de jugadores, falta de espacio, o complejidad de las reglas entre otras características perjudiciales.

La competición

    Además del juego, las situaciones de competición serán también otro medio interesante a desarrollar con los chicos y chicas que practican deporte durante la edad escolar. En nuestro caso, la utilización de la competición se va a realizar siempre como un medio de motivación y aprendizaje de los alumnos y nunca como el fin último a conseguir. Es decir, la importancia de la competición va a recaer en su incidencia en la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje y nunca en la consecución de resultados a corto plazo. En estas edades vamos a rechazar toda situación en la que la competición sirva como medio de discriminación y selección.

    En el código de Ética Deportiva del Consejo Superior de Deportes se dice que todos los niños tienen derecho a competir y a divertirse, pero que la competición debe ser y estar adaptada a las edades de nuestros alumnos. Por su parte, González (1993) apunta que el niño está preocupado por mejorar sus destrezas motrices y por la competición, sugiriendo que en la programación didáctica debemos utilizar el juego competitivo como medio de introducir al niño en la resolución de problemas motrices. Por lo tanto, la competición en sí no es negativa, sino su mala interpretación y aplicación en la enseñanza. La competición será negativa cuando premiamos sólo los resultados, cuando la hacemos discriminatoria, sólo para los mejores, en definitiva, cuando la hacemos trascendente. Sin embargo, sí que podemos utilizar la competición como medio educativo cuando no priman los resultados, cuando participan todos, cuando nos sirve como mejora del aprendizaje de nuestros alumnos/as y cuando no especializamos en edades tempranas en una sola modalidad deportiva.

Bibliografía

  • ANTÓN, J. y LÓPEZ, J. (1988). La formación y el aprendizaje de la técnica y la táctica. En ANTÓN, J. (Coord.). Entrenamiento deportivo en la edad escolar. Unisport. Málaga.

  • CONTRERAS, A. (1989). El departamento de E.F. y Deportes. En AA.VV. Bases para una nueva E.F. Cepid. Zaragoza.

  • CONTRERAS, A. (1989b). El departamento de E.F. Criterios a seguir en la formación de colaboradores deportivos. En AA.VV. Bases para una nueva E.F. Cepid. Zaragoza.

  • DÍAZ SUAREZ, A. (1995). La iniciación deportiva dentro del D.C.B. Revista de E.F., nº 58, pp. 27-33.

  • DÍAZ SUÁREZ, A. (1996). Teoría y práctica de la enseñanza deportiva “Procesos de formación deportiva”. En Actas del III Congreso nacional de E.F. de Facultades de Educación. Universidad de Alcalá. Guadalajara.

  • GIMÉNEZ, F.J. (2000). Fundamentos básicos de la iniciación deportiva en la escuela. Wanceulen. Sevilla.

  • GIMÉNEZ, F.J.; SÁENZ-LÓPEZ, P. (2000). Aspectos teóricos y prácticos de la iniciación al baloncesto. Diputación Provincial de Huelva.

  • GONZÁLEZ, M. (1993). La Educación Física: Fundamentación Teórica y Pedagógica. En A.A.V.V. Fundamentos de Educación Física para Enseñanza Primaria. Vol. 1. INDE. Barcelona.

  •  

    GUTIÉRREZ, S. (1998). El deporte como realidad educativa. En SANTOS, M. y SICILIA, A. Actividades físicas extraescolares. Una propuesta alternativa. INDE. Barcelona.

  • GUTIÉRREZ, S. (1998b). El deporte como medio educativo. En libro de actas “XVI Congreso nacional de E.F. de Facultades de Educación y Escuelas de Magisterio”. Facultad de Educación. Badajoz.

  • HERNÁNDEZ MORENO, J. (1994). Análisis del las estructuras del juego deportivo. INDE. Barcelona.

  • LOPEZ, V.; CASTEJÓN, F.J. (1997). Técnica, táctica individual y táctica colectiva: implicación en el aprendizaje y la enseñanza deportiva I, II. Revista de Educación Física. Nº 68, pp 5-16.

  • M.E.C. (1989). Diseño Curricular Base. Educación Primaria. M.E.C. Madrid.

  • MAHLO, F. (1981). La acción táctica en el juego. Pueblo y educación. La Habana.

  • PINTOR, D. (1989). Objetivos y contenidos de la formación deportiva. En ANTÓN, J. (Coord.). Entrenamiento deportivo en la edad escolar. Unisport. Málaga.

  • SÁENZ-LÓPEZ, P.; TIERRA, J. (1995). Características generales de las actividades físicas organizadas. En DÍAZ, M.; SÁENZ-LÓPEZ, P.; TIERA, J. Iniciación deportiva en Primaria: actividades físicas organizadas. Wanceulen. Sevilla.

  • SANCHEZ BAÑUELOS, F.(1984). Didáctica de la educación física y el deporte. Gymnos. Madrid.

  • WEIN, H. (1995). Fútbol a la medida del niño. Real Federación Española de Fútbol. Madrid

No te quedes callado

Loading Facebook Comments ...

Comentarios?